Sobre la entrevista en Diario de Cádiz

A raíz de este premio del Foro Europa 2001, que he querido compartir con vosotros, se ha publicado en prensa una entrevista que me han hecho donde he podido comprobar que al no citar exactamente mis respuestas, sino parte de ellas o párrafos que los mismos periodistas seleccionan, han unido dos frases que desde el punto de vista médico constituyen un error garrafal. Me refiero al tema del transplante de cara, donde afirman que el reto es la “reconstrucción nerviosa donde se han conseguido grandes logros debido al avance de la medicación inmunosupresora”.

 

Evidentemente esto no es correcto, y nada tiene que ver un concepto con el otro.

 

Sí es cierto que la reconstrucción nerviosa deja secuelas importantes que aún no tienen recuperación ad integrum.

 

Pero los inmunosupresores no modifican nada esta respuesta. Lo que se debería entender, de haber publicado el texto íntegro, es que la medicación inmunosupresora y la reconstrucción nerviosa, ambas, marcan un poco los límites en el transplante de cara, aunque ha mejorado mucho la supervivencia de estos transplantes debido a los grandes avances en la investigación de estos fármacos.

 

Desde el punto de vista técnico, estas cirugías son exactamente igual que cualquier otro transplante, véase riñon o hígado. No hay nada nuevo técnicamente, pero la necesidad de esta medicación para lograr la supervivencia y evitar el rechazo del mismo es clave. Y ahí es donde está el mayor reto de esta intervención, en la parte médica más que en la quirúrgica.

 

En cuanto a la reconstrucción nerviosa, decir que a día de hoy las secuelas que deja una reconstrucción de un nervio facial, aunque sea casi perfecta desde el punto de vista técnico, también limita en cierto modo esta cirugía, porque siempre quedarían déficits de movilidad en grupos musculares que se hacen muy evidentes.

 

Por tanto, dos son los retos, reconstrucción nerviosa y medicación inmunosupresora, pero nada tiene que ver uno con el otro. En un caso hablamos de resultados funcionales, y en el otro extremo de la supervivencia del transplante.

 

Sin pretender entrar en detalles muy técnicos, sí creía necesario plasmar esta aclaración, ya que cuando leí la entrevista me quedó una sensación muy amarga por no poder hacer nada al respecto de lo ya publicado viendo que no era correcto el resumen que se hacía de mis palabras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies